Existen diferentes motivos que pueden provocar un centrifugado defectuoso en nuestra lavadora, cuando no su interrupción absoluta.  El motivo puede residir en algo tan trivial como una obstrucción o bien deberse a cuestiones más complejas que exijan el concurso de profesionales. Los secretos de cómo reparar una lavadora que no centrifuga han atormentado al ser humano durante mucho tiempo, pero si sigues esta práctica lista de consejos no tendrás que volver a sufrir.

Cómo reparar una lavadora que no centrifuga: instrucciones

Lo primero que debes hacer, antes de nada, es proveerte de herramientas por lo que pudiera pasar. Las más prácticas en estos casos son un juego de destornilladores, un voltímetro, una linterna y una llave inglesa. Una vez estés armado, disponte a comprobar los siguientes “órganos vitales” de tu electrodoméstico.

Revisa el tubo de desagüe

El tubo de desagüe, también conocido como manguera, debe ser testado para comprobar que no existe ninguna obstrucción ni doblez que pueda evitar el drenado del agua. En el caso de que la manguera está torcida, has de intentar ponerla derecha, y si no te ves capaz, puedes sustituirla por otra que esté en condiciones. Si no hay ningún problema aparente en las forma de los tubos, ni tampoco detectas una obstrucción, prueba a limpiarlos.

Comprueba el motor

Sabrás que debes reemplazar el motor ante estas dos circunstancias:

  • Olor. Un olor sospechoso a quemado nos llevará hasta la escena del delito.
  • Piloto automático. Si salta, tendrás la confirmación definitiva. Ante esto, sólo te queda cambiar la pieza.

Chequea la bomba de agua

Que la lavadora se pare mientras su tambor está lleno implica que la bomba de agua no funciona debidamente, lo que deriva en el vaciado de la máquina y el centrifugado defectuoso.

Mira el condensador

Si la lavadora es capaz de realizar entero el ciclo pero no de centrifugar, ponla sola, sin nada dentro. Si puede, sabrás que el motivo de la avería es el condensador.

Inspecciona las escobillas

En el caso de que el motor sea de inducción y tenga escobillas, éstas pueden estar deterioradas por el uso. Sabrás que se da esta circunstancia cuando motor no obtenga la potencia necesaria para girar. Dado que estos elementos van adaptados al motor, basta con que cojas el destornillador, extraigas las escobillas y las examines.

Si has seguido estas instrucciones y aun así no se ha resuelto el problema, en Mallorca Rapid ofrecemos Servicio Técnico de reparaciones que te salvarán de éste y otro tipo de aprietos. ¡Contáctanos!